Gereon Janzing, geobotánico y etnobotánico
Gereon Janzing, geobotánico y etnobotánico

Ibicenco

El ibicenco es un dialecto del catalán. Se habla en las islas de Ibiza y Formentera. Ibiza fue catalanizada en el siglo XIII con fuerza militar. Los ibicencos de hoy no suelen llamar su idioma catalán sino ibicenco: "Entens eivissenc?" Sin embargo no hay ninguna duda que es un dialecto del catalán.

Por supuesto tiene muchos rasgos en común con el mallorquín y el menorquín. Entre ellos hay el artículo con -s y la primera persona del presente sin desinencia: en vez de canto se dice cant, que es la forma del catalán antiguo (y que también se utiliza en alguerés).

A veces en la literatura sobre el catalán se encuentran declaraciones sobre el catalán baleárico, y no todos valen para el ibicenco. La pronunciación de o en sílaba inacentuada como o vale para el mallorquín; en ibicenco y menorquín e incluso en sollerenco (en Sóller, en Mallorca) la o inacentuada se pronuncia u (como en el resto de las hablas del catalán oriental). En mallorquín y menorquín se dice xerrar en el sentido de "hablar" ("Xerres mallorquí?"), pero en ibicenco se dice parlar como en el catalán peninsular ("Parles eivissenc?"); xerrar tiene el mismo significado que en la Península: "charlar". La palabra tassó para "vaso" se dice solamente en mallorquín, en ibicenco es got como en la Península. Para "tomate" se dice tomàtiga sólo en mallorquín, en menorquín es tomàtic, en ibicenco tomata (como en catalán occidental).

Una palabra antigua que sobrevive en catalán baleárico es ca "perro" en vez de gos (en latín canis, en italiano cane). La hembra (la perra) se llama en ibicenco quissona.

Algunas palabras típicas ibicencas (aunque algunas existen en otros dialectos también): sous "dinero", cada volta "cada vez". Algunas palabras el ibicenco comparte con el valenciano: dacsa "maíz", pardal "pájaro", galfí "delfín". También comparten el ibicenco y el valenciano (y todo el catalán occidental) los plurales como home > hòmens, jove > jóvens. (En catalán estándar los plurales son homes, joves.)

Un rasgo común del ibicenco y el mallorquín (el menorquín no) es que la r final en todos los casos –al menos que sea parte de una raíz de un verbo: plor (en català central: ploro)– es muda. Así cor ("corazón") y mar se pronuncian como si fueran i .

Una locución interesante es vaig blau (literalmente "voy azul") para "estoy borracho". La alegoría del color azul con el significado de "borracho" se halla también en alemán: ich bin blau, literalmente "estoy azul" (en francés en cambio se utiliza el color negro en este sentido figurativo).

En ibicenco es muy normal incluir palabras castellanas. Así puede ocurrir que alguien en vez de hibernacle diga invernadero o catalanizado invernader, aún sabiendo la palabra catalana.

Entre las estructuras del castellano que se utilizan en ibicenco hay el futuro perifrástico: Mientras que en catalán estándar frases como vaig a cantar tienen un significado de movimiento: "voy a algún lugar a cantar", en ibicenco (y a veces en catalán coloquial) se utiliza como en castellano voy a cantar con el significado puramente futúrico de "cantaré".

Palabras como família, aigua ("agua"), quaranta ("cuarenta") pierden la a después de vocal en algunas hablas ibicencas (más en el campo que en la ciudad): famili, aigu, curanta. Si se escribe en dialecto, estas dos últimas palabras se pueden escribir aigo, coranta porque en mallorquín se pronuncian así. (Y la última en romanche es curonta.)

Conviene añadir que debido a la inmigración a Ibiza a menudo se escuchan otros dialectos catalanes. Además gran parte de la población no habla nada de catalán. Pero entre los payeses (e incluso en los grupos ecologistas) el ibicenco sigue muy vivo.

Algunos nombres de plantas en ibicenco: mata, metller, verdura, frígola, dacsa, garrover.