Gereon Janzing, geobotánico y etnobotánico
Gereon Janzing, geobotánico y etnobotánico

Teoría de sistemas

La teoría de los sistemas es un model para describir relaciones como un sistema con sus interacciones incluida la realimentación. Es empleada en diversas ciencias incluidas la biología (ecología) y la etnología (ecología cultural) donde una materia importante es el ecosistema. La cibernética es la ciencia que trata cualquier sistema y más que nada la realimentación.

Ya aprendemos de sistemas cuando de niños jugamos con una caja de cubos de madera. Tomemos la caja como el sistema. Por mucho que cambiemos la posición de los cubos, no cambia el número de cubos. El número de cubos en la caja cambia cuando sacamos cubos de la caja o añadimos de fuera. Así transferimos cubos de un sistema a otro. Los procesos en el sistema cambian la posición y la relación entre los cubos, pero su número queda el mismo. Si aplicamos lo que hemos aprendido aquí a otros contextos ya entendemos bastante de sistemas.

¿Como los conejos cambian el balance de nutrientes en un bosque? Tomemos el bosque como sistema. Los conejos en el bosque pueden cambiar la gama de plantas por la presión de selección, pueden accelerar la circulación de nutrientes, pero no cambian el balance de los nutrientes. Como ya lo sabemos de los cubos, los átomos de calcio, potasio, fósforo etc. pueden cambiar de posición, pueden participar en reacciones químicas, pero no cambian de cantidad por procesos dentro del sistema (bosque). Cuando un conejo sale del sistema (da igual si es un conejo vivo que se va él mismo o un conejo muerto que lo saca un cazador), con él salen nutrientes. Y cuando un cazador trae comida para los conejos desde fuera del sistema, con ella añade nutrientes al sistema.

Lo mismo es válido para la energía. Si ponemos energía en un electrólisis de agua para sacar hidrógeno y después quemamos el hidrógeno para obtener energía, sacamos la misma cantidad de energía que hemos puesto dentro. Exactamente como los cubos, la energía no puede aumentarse sin que se añada desde fuera (en principio se pueden crear más cubos a partir de árboles, fuera del día a día de los niños, pero energía no se puede crear). La idea de un sistema (por ejemplo de imanes) del que se pueda sacar constantemente energía sin añadir, es igual de absurdo que la idea de una botella de la que se pueda sacar agua sin añadir.

Mucha gente sin conocimientos ecológicos piensa que el uso de carburantes fósiles se puede recompensar plantando árboles. Si tomamos la biosfera como sistema, vemos que los carburantes fósiles añaden carbono a la biosfera (aparte de otras sustancias químicas). Los árboles sacan el carbono temporalmente de la atmósfera pero queda en la circulación de la biosfera. Si entendemos la circulación del carbono (una de las bases de la ecología), no podemos creer en tal indulgencia.

E incluso si tomamos una sociedad como sistema, vemos que crear puestos de empleo no crea riqueza en el sistema. Lo que crea riqueza es trabajo productivo, el trabajo que crea algo que se considera riqueza. Si alguien hace un trabajo improductivo que fue creado sólo para emplear gente, eso puede cambiar la distribución de bienes pero no contribuye a la riqueza total de la sociedad. Una máquina que se rompe fácilmente contribuye al empleo y aumenta el producto interior bruto (que sólo se refiere a la transferencia i no a la productividad), pero una máquina que funciona durante mucho tiempo sin fallos contribuye más a la riqueza de la sociedad. Muchos ecónomos no lo entienden porque no han aprendido a pensar en sistemas y siguen pensando que la falta de trabajo es un problema y que máquinas que fácilmente se rompen solucionan el problema. Y como hacen una diagnóstica incorrecta del problema, no pueden solucionarlo. Si un ecónomo aprende el pensamiento en sistemas, antes que nada sabrá que un crecimiento ilimitado en un sistema limitado (como la Tierra) no es posible.

Catalán: teoria de sistemes

Portugués: teoria de sistemas