Gereon Janzing, geobotánico y etnobotánico
Gereon Janzing, geobotánico y etnobotánico

El cáñamo como planta medicinal

(Eso empezó con un artículo mío en alemán en la revista local "Freizeit & Kultur" con una entrevista mía con un médico que investigaba sobre los efectos de un preparado de cáñamo en pacientes de cáncer,
luego escribí uno -también en alemán- en la revista "Kritische Ökologie", y ése es el que presento aquí con modificaciones.

Si tuviéramos un campo de cáñamo, sería muy probable que muchas plantas fueran robadas por fines psicoactivas. Además tendríamos que tener miedo de la policía ya que su cultivo es ilícito –lo que es un gran escándalo si tomamos en cuenta sus varios usos me­dicinales. No es la única planta cuyo uso fue prohibida por ser competencia para productos quí­micos. Al cáñamo, el cual es oriundo de Asia Central, le gusta la cal, por tanto encuentra buenas condiciones en Ibiza.

Es verdad que un consumo regular de cáñamo tiene efectos muy negativos por la psique de alguna gente. Sin embargo, los efectos secundarios de muchos medicamentos legales también son amenazadores. Personas con una psicosis deben evitar el consumo de cáñamo completamente (con la excepción de las semillas).

Alguna vez alguien me dijo que lo que escribo sobre el cáñamo es sólo teórico si yo no fumo marihuana. Es cierto. No puedo comprobar en mí mismo los efectos de una planta medicinal contra sufrimientos que no tengo. Y no tomo cualquiera planta medicinal mientras esté sano. Por lo menos veo algunos efectos en otra gente.

Las semillas de cáñamo contienen un aceite con ácido gama-linolénico que es raro en otras plantas. Debido a esa substancia es eficiente –entre otros– contra la dermitis atópica (eczema atópico, 20 g de aceite de cáñamo al día). Debido al ácido alfa-linolénico es preventivo contra enfermedades del corazón y de la circulación. En la medicina tradicional las semillas se utilizan contra la gota, el reuma y la bronquitis.

La forma más común de consumir cáñamo (sobre todo por fines psicoactivas) es fumar: o de plantas secadas (marijuana o marihuana) o de resina o polen (hachís). Pues que por lo general asociamos fumar con consumo hedonístico o (del tabaco) con adicción, nuestra cultura nos crea ciertas cohibiciones psíquicas contra la aceptación de fumar como terapia medicinal.

La quimioterapia en el caso del cáncer a menudo tiene efectos secundarios muy desagradables como una nàusea fuerte. En este caso hay bastantes reportajes de efectos positivos de fumar cáñamo. Pacientes con vómito a menudo no soportan bien comprimidos y otros medicamentos orales, más bien el consumo por fumar.

Pacientes de SIDA a menudo sufren de falta de apetito y como consecuencia de pérdida de peso. Fumar cáñamo puede estimular el apetito. Además el cáñamo puede aliviar unos efectos secundarios de los medicamentos. Ambos efectos pueden alargar la vida del paciente. Refutar estos medicamentos a moribundos por cierto es bastante cínico.

La marijuana reduce una presión intraocular alta y de tal manera es efectiva contra el glaucoma. En algunos casos se considera el único medio eficiente para retener la vista.

En caso de asma fumar cáñamo puede tener efectos saludables. En la medicina de Asia del Sudeste por este fin se usa una mezcla con tabaco (en relación 1:1). Claro que es importante tirar el aire al profundo del pulmón.

El cáñamo ayuda en caso de esclerosis múltiple con efectos casi increíbles. A menudo el cáñamo es el único método conocido de reducir o sanar los sufrimientos del paciente.

A veces se encuentra afirmado que cáñamo fue usado dentro del chamanismo. Sin embargo, por eso no hay ningunas indicaciones (lo que es diferente con el tabaco).

En China los tallos se utilizan como diurético, las flores masculinas contra trastornos de menstruación. En un libro medicinal chino de 2700 a. Cr. el cáñamo fue recomendado como medicina contra el beriberi, la gota, el paludismo (malaria), el reuma y el estreñimiento.

En la medicina tradicional de Japón las semillas secadas del cáñamo se emplean para el bazo, el estómago y los intestinos y contra el estreñimiento.

El cáñamo es a menudo fumado (a veces comido) por sus efectos alucinógenos. En la medicina tibetana éstos son asociados con complacencia y locuacidad. Entre los Bereberes norteafricanos las alucinaciones son interpretadas como una experiencia transcendental.

En Marruecos el cáñamo se fuma como afrodisíaco, también contra depresiones. A las mujeres por lo general el consumo está prohibido.

Otros reportajes sobre efectos saludables del cáñamo incluyen la migraña, la hepatitis, el resfrío y la bronquitis.

A añadir: Alguna gente se vuelve paranoica y pasiva con el consumo regular de marihuana. Un motivo frecuente entre consumidores regulares es que uno cree que la contaminación del medio ambiente y otros problemas en la Tierra no son consecuencia de nuestro propio comportamiento sino de una conspiración global. Aquí se muestra una incapacidad de tomar responsabilidad para las propias acciones, además una incapacidad de percibir la complejidad de la Tierra, la cual en ese estado colocado se percibe como tan sencilla que una decena de gente la puede controlar. Si tienes tal tendencia de sentirte víctima, trata la marihuana con mucho respeto, una planta potente no es un juguete.

En el movimiento hippie a menudo se dice que la marihuana expande la consciencia, es decir, no hay que tomar ningún esfuerzo, una planta ya lo hace todo para nosotros. Si de verdad quieres expandir tu consciencia, no hay planta alguna que pueda tomar el esfuerzo para ti.

Además el cáñamo es buena planta para fibras, hasta el papel sin madera. Como se puede cultivar sin químicos mientras el algodón por lo general necesita muchas pesticidas, hay intereses industriales a evitar el cultivo de cáñamo, hecho que resultó en la prohibición del cáñamo en muchos países. Hay varias variedades con diferentes cantidades del principio activo tetrahidrocannabinol (THC). Las con más THC, por lo general son más efectivas y tienen menos insectos nocivos. Esas a veces se consideran una especie aparte (cáñamo indio, Cannabis indica, mejor como variedad: Cannabis sativa var. indica).

También en la medicina veterinaria el cáñamo es empleado. El diario suizo "La Quotidiana" reportó de un campesino que tenía que llamar al veterinario muy a menudo por problemas de ubres de sus vacas. Después que les dio cáñamo, los problemas desaparecieron. Suiza prohibió darles cáñamo a los animales por un experimento con una sola vaca a la que se dio una dosis muy concentrada de THC.

¡Esperemos que luego venga un tiempo cuando po­damos cultivar cáñamo sin miedo ni de ladrones ni de la policía!

Literatura

Cadruvi, Claudia: Vatgas n'obtengan nagin chonv pli. En: La Quotidiana 18/2/2005: p. 2.

Grinspoon, Lester & James Bakalar: Marihuana. The forbidden Medicine. New Haven and Londres 1993.

Grotenhermen, Franjo & Michael Karus: Cannabis als Heilmittel. Ein medizinischer Ratgeber. Göttingen 1998.

Janzing, Gereon: Psychoaktive Drogen weltweit. Löhrbach 2000.

Janzing, Gereon: (2000): Hanf. Ein altbekanntes Heilmittel. In: Freizeit & Kultur (Merzhausen bei Freiburg i. Br.) 11/2000: 14.

Janzing, Gereon: Kannibalen und Schamanen. Verbreitete Irrtümer über fremde Völker und Kultu­ren. Löhrbach 2007.

Rätsch, Christian: Hanf als Heilmittel. Eine ethnomedizinische Bestandsaufnahme. Solothurn u. Löhrbach 1992.