Plantes i humans
Plantes i humans

Dispersión biológica

Plantas, diferentes de la mayoría de los animales, no pueden moverse por sí mismas. Por eso sus hijos necesitan algún mecanismo de dispersión o propagación. En muchos casos son las semillas que se propagan, a menudo juntos con los frutos. Los órganos que se propagan, ya sean semillas, frutos, esporos o pequeñas plantas, se llaman propágulos. Plantas pueden ser clasificadas según sus propagadores.

Plantas que son dispersadas por el viento se llaman anemócoras. Los órganos a menudo tienen vilanos en forma de paraguas (como el diente de león) o alas para llevarlos con el viento. Hongos por lo general son anemócoros, sus esporas son fácilmente transportadas por el viento.

Plantas que son dispersadas por el agua se llaman hidrócoras, por ejemplo la posidonia.

Plantas dispersadas por animales se llaman zoócoras. Se distingue: Los órganos de plantas epizoócoras son llevados exteriormente por los animales, por ejemplo fijándose en el pelo con ganchos (como la caléndula) Los órganos de plantas endozoócoras son comidos y salen con los excrementos. Esto último es por lo general el caso con frutos comestibles que contienen pequeñas semillas como el tomate.

Además las plantas zoócoras pueden ser clasificadas según los animales dispersantes: Plantas mirmecócoras son dispersadas por hormigas, plantas saurócoras por lagartos, plantas ornitócoras por pájaros.

Catalán: dispersió biològica

Portugués: dispersão biológica